« Como romper la monotoníaAmuleto de la suerte »